Cómo reparar pequeños daños en los suelos vinílicos

Tarima flotanteLos suelos vinílicos son una de las mejores soluciones que hay actualmente en el mercado para revestir el suelo, independientemente de que clase de suelo sea: hormigón, cemento, corcho, madera, linóleo, etc. siendo una de las decisiones más acertadas que se pueden tener a la hora de renovar el suelo de cualquier habitación, incluso de las conocidas como estancias húmedas de la casa, como la cocina o el baño por ejemplo.
Aunque los suelos vinílicos tienen una gran resistencia, hay veces en los que se pueden producir diferentes rasgaduras o rayones que afean su aspecto, algo que suele suceder cuando se le da un uso intensivo a esta clase de suelos.
La calidad de los suelos vinílicos también vendrá reflejada en cuanto a la resistencia a golpes, arañazos, etc., aunque hay que decir que no es indestructible, por lo que en ocasiones, estos suelos pueden sufrir daños menores que incluso nosotros mismos podríamos llegar a reparar de una manera bastante sencilla, demostrando la gran versatilidad con la que cuentan los suelos vinílicos.

¿Cómo podemos reparar los suelos vinílicos?

Para reparar una serie de rayones ligeros necesitaremos los siguientes productos:

  • Equipo de reparación para suelos vinílicos y linóleo.
  • Cinta adhesiva transparente.
  • Pistola de calor.
  • Vinilo de repuesto.
  • Aspiradora con aditamentos.
  • Adhesivo de gran resistencia.
  • Espátula.
  • Cutter.
  • Brocha.
  • Sellador de vinilo.
  • Esponja.

Proceso de reparación

Comenzaremos colocando la cinta adhesiva rodeando el área que tiene daño en los suelos vinílicos. Por otro lado tendremos que ir mezclando la pintura que viene en el kit de reparación e ir probando con diferentes combinaciones de colores sobre la cinta que tenemos pegada en el piso. Cuando hayamos encontrado el color exacto lo mezclaremos con el vinilo o con el linóleo, dependiendo de si tenemos suelos vinílicos o de linóleo.
Recortaremos con el cutter el exceso de vinilo o linóleo de la zona afectada y también utilizaremos el cutter para poder retirar los trozos rotos que haya. El siguiente paso es lijar el piso para eliminar por completo cualquier protuberancia o unto levantado sobre la parte afectada de los suelos vinílicos.
Con el aspirador limpiaremos la zona dañada, con un aditamento de boquilla para así poder eliminar todo el polvo y suciedad que pudiese haber y comenzaremos a pintar el rayón con la combinación de color que pueda combinar mejor con los suelos vinílicos que tenemos colocados.


El siguiente paso es verter el polvo para relleno que encontraremos en el kit de reparación en la zona afectada, bien sea un rayón o un agujero. Añadiremos un poco de polvo hasta que la zona afectada se encuentre al mismo nivel que la superficie colindante.
Para acabar con esta restauración de suelos vinílicos hay que echar varias gotas del terminado del equipo de reparación en el área que acabamos de parchear y cepillaremos suavemente para sellar el punto reparado y dejaremos secar la zona durante unas cuantas horas antes de poder caminar sobre ella y ya tendremos solucionado ese pequeño problema que puede sucedernos en cualquier momento y lugar de la casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s