Suelos vinílicos

Suelos vinílicosEn los últimos años y gracias a la tecnología actual, los suelos vinílicos han alcanzado muchas ventajas y este producto para los suelos hoy en día son fabricados más fuertes, más durables y su mantenimiento es mucho más fácil.

Lo mejor de estos avances es que los suelos vinílicos son mucho más hermosos, cuando se miran son totalmente realistas en las texturas que dan la sensación de materiales naturales completamente.

Los suelos vinílicos en la actualidad ofrecen una gran gama de estilos, colores y opciones de rendimiento, que tienen mucha seguridad para satisfacer las necesidades de los clientes y sus presupuestos. Son muy fáciles de instalar y muchas personas que les gusta el bricolaje, los instalan ellas mismas para economía de su bolsillo.

Los suelos vinílicos son ideales en aquellos lugares en que la humedad está presente. Este tipo de suelos es extremadamente resistente a roturas y desgarros. Son fáciles de limpiar y son mucho más resistentes a las manchas que otros suelos. Solo hay que barrer el suelo con regularidad y limpiar con la mopa húmeda de vez en cuando para mantener los suelos vinílicos como nuevos.

Los increíbles estilos de los suelos vinílicos mostraran una apariencia perfecta en los interiores de su vivienda. Lo más importante de este tablón vinílico es la seguridad y comodidad que da el material.

También se puede encontrar otros beneficios en la instalación de los suelos vinílicos, como que es muy fácil de instalar en el hogar o lugar que se quiera como oficina, negocios y demás. Si se derraman líquidos en el suelo de vinilo es muy fácil de limpiar sin que se dañen, es muy resistente al agua, es adecuado para las salas de estar y cocinas.

Para el cuidado y mantenimiento de los suelos vinílicos se debe utiliza un felpudo a la entrada de la casa para así evitar que la suciedad como arena, polvo y otras sustancias terminen en los suelos. Si usa alfombras que sean de calidad que no manchen los suelos, no se pueden poner esteras de látex o goma en los suelos porque van a terminar dañando los suelos.

Cuando la luz solar entre directamente al suelo, cierre las cortinas o persianas, debido a que la combinación de luz y calor hacen que el mobiliario y los suelos flexibles se decoloren.

Los muebles se deben apoyar en portadores protectores del suelo para que no lo manchen, deben ser fabricados en plástico duro, sin pigmentación y descansar completamente en el piso. Y debe asegurarse que los protectores metálicos son a prueba de herrumbre.

Para darle el aspecto de madera los suelos vinílicos ofrecen un potencial ilimitado con un presupuesto ajustado y son ideales para las zonas de alto tráfico en el hogar. Son fáciles de mantener, con una gran gama de estilos y diseños para una buena elección, con su propia personalidad y el aspecto que le hace ilusión.

Los suelos vinílicos se pueden cambiar fácilmente sin que cueste un una gran cantidad de dinero. Los diseños pueden adaptarse a medida que los más pequeños crecen o cuando el adolescente requiera redecorar su habitación.

Anuncios

Cómo reparar pequeños daños en los suelos vinílicos

Tarima flotanteLos suelos vinílicos son una de las mejores soluciones que hay actualmente en el mercado para revestir el suelo, independientemente de que clase de suelo sea: hormigón, cemento, corcho, madera, linóleo, etc. siendo una de las decisiones más acertadas que se pueden tener a la hora de renovar el suelo de cualquier habitación, incluso de las conocidas como estancias húmedas de la casa, como la cocina o el baño por ejemplo.
Aunque los suelos vinílicos tienen una gran resistencia, hay veces en los que se pueden producir diferentes rasgaduras o rayones que afean su aspecto, algo que suele suceder cuando se le da un uso intensivo a esta clase de suelos.
La calidad de los suelos vinílicos también vendrá reflejada en cuanto a la resistencia a golpes, arañazos, etc., aunque hay que decir que no es indestructible, por lo que en ocasiones, estos suelos pueden sufrir daños menores que incluso nosotros mismos podríamos llegar a reparar de una manera bastante sencilla, demostrando la gran versatilidad con la que cuentan los suelos vinílicos.

¿Cómo podemos reparar los suelos vinílicos?

Para reparar una serie de rayones ligeros necesitaremos los siguientes productos:

  • Equipo de reparación para suelos vinílicos y linóleo.
  • Cinta adhesiva transparente.
  • Pistola de calor.
  • Vinilo de repuesto.
  • Aspiradora con aditamentos.
  • Adhesivo de gran resistencia.
  • Espátula.
  • Cutter.
  • Brocha.
  • Sellador de vinilo.
  • Esponja.

Proceso de reparación

Comenzaremos colocando la cinta adhesiva rodeando el área que tiene daño en los suelos vinílicos. Por otro lado tendremos que ir mezclando la pintura que viene en el kit de reparación e ir probando con diferentes combinaciones de colores sobre la cinta que tenemos pegada en el piso. Cuando hayamos encontrado el color exacto lo mezclaremos con el vinilo o con el linóleo, dependiendo de si tenemos suelos vinílicos o de linóleo.
Recortaremos con el cutter el exceso de vinilo o linóleo de la zona afectada y también utilizaremos el cutter para poder retirar los trozos rotos que haya. El siguiente paso es lijar el piso para eliminar por completo cualquier protuberancia o unto levantado sobre la parte afectada de los suelos vinílicos.
Con el aspirador limpiaremos la zona dañada, con un aditamento de boquilla para así poder eliminar todo el polvo y suciedad que pudiese haber y comenzaremos a pintar el rayón con la combinación de color que pueda combinar mejor con los suelos vinílicos que tenemos colocados.


El siguiente paso es verter el polvo para relleno que encontraremos en el kit de reparación en la zona afectada, bien sea un rayón o un agujero. Añadiremos un poco de polvo hasta que la zona afectada se encuentre al mismo nivel que la superficie colindante.
Para acabar con esta restauración de suelos vinílicos hay que echar varias gotas del terminado del equipo de reparación en el área que acabamos de parchear y cepillaremos suavemente para sellar el punto reparado y dejaremos secar la zona durante unas cuantas horas antes de poder caminar sobre ella y ya tendremos solucionado ese pequeño problema que puede sucedernos en cualquier momento y lugar de la casa.

Cómo cuidar los suelos vinílicos

mantenimiento-suelos-vinilicosActualmente una de las alternativas más económicas que hay en cuanto a los pisos de cerámica, parquet o mármol, son los suelos vinílicos, una alternativa resistente y duradera contra los rayones, caídas de objetos, manchas, etc. Gracias a la tecnología actual, los suelos de estas características ofrecen un amplísimo abanico de propuestas para toda aquella persona que quiere cambiar de suelo y quiere hacerlo con un producto de calidad, duradero y que proporcione buenos resultados así como un buen precio.
Lo más importante es que su mantenimiento es bastante sencillo, por lo que no tendremos que emplearnos a fondo como con otra clase de suelos para hacer que luzca impecable. ¿Cómo podemos hacer que los suelos vinílicos tengan siempre el mejor aspecto?
Un buen mantenimiento periódico es importante para tener el suelo en las mejores condiciones, por ello siempre hay que eliminar el polvo y cualquier otra suciedad que pueda caer en esta clase de suelo. Es importante barrer con regularidad para así poder evitar que la suciedad pueda llegar a acumularse. También podremos aspirarlo, una forma de quitar el polvo mucho más rápida y sencilla.
No debemos utilizar nunca herramientas que puedan rayar la superficie de los suelos vinílicos así como el uso de productos químicos que puedan resultar abrasivos dado que dañarán la superficie casi con total seguridad. Si queremos una limpieza más a fondo, los expertos en este tema aseguran que usar un detergente suave para lavavajillas disuelto con agua templada es uno de los mejores métodos para una buena limpieza.
Muchos de los suelos vinílicos cuentan con una capa superior de uretano, lo que permite que este suelo tenga una gran resistencia, especialmente a los golpes, ralladuras y también contra la suciedad. Otros suelos de este material cuenta con una cubierta de policloruro de vinilo, lo que es lo mismo, PVC; esto hace que cuando haya marcas o rayones se vea más fácilmente, por lo que siempre hay que elegir el que tenga uretano, aunque los de PVC también son muy buenos, solo que hay que limpiarlos con más frecuencia.
Si tras mucho tiempo o después de un gran tránsito de personas, especialmente si los suelos vinílicos han sido colocados en un negocio de cara al público, la parte superior del piso se ha gastado un poco y ya no tiene brillo se puede recurrir a la ayuda de profesionales, quienes se encargaran de pulirla y aplicarle una cera profesional para brindarle un mejor aspecto posible y volverá a lucir como el primer día.
Además, los suelos vinílicos pueden recibir una capa de cera, normalmente la que recomiende el fabricante, donde además de las marcas recomendadas nos proporcionará información de cómo debemos encerar el suelo de manera correcta.
El suelo de vinilo es verdaderamente agradecido y ofrece resultados increíbles, eso sí, siempre que se le proporcione un mantenimiento periódico, que en muchos casos no requiere de un gran trabajo, razón por la cual tiene tanto éxito en la actualidad en todo el mundo y cada vez son más colocados en hogares y negocios.

Ventajas del uso de los suelos vinílicos

ventajas-suelo-vinilicoA pesar que los suelos vinílicos llevan un gran tiempo entre nosotros, esta clase de suelos tuvieron un momento de ligero olvido hasta hace no demasiado tiempo, algo provocado por la llegada al mercado de una gran cantidad de suelos diferentes, aunque hoy en día todo ha cambiado y vuelven a estar muy de moda para cualquier clase de hogar o establecimiento.
Cada vez son más los lugares que cuentan con estos suelos porque proporcionan un gran número de ventajas en muchos aspectos y entre ellos destaca la creación de un ambiente muy especial allá donde se coloquen. Son muy fáciles de instalar y con un poco de paciencia y las herramientas necesarias se puede hacer sin demasiado esfuerzo.
Se comercializan en el mercado como suelos vinílicos o pavimento de PVC y dado que son muy flexibles, además de no hacer obra ni requerirse muchos materiales para su instalación, la colocación del mismo es muy económica, eficiente y rápida. Además puede colocarse sobre otro suelo sin necesidad de quitar el anterior, lo que supone otra ventaja añadida.
Son una buena alternativa para aquellos lugares que quieren cambiar el suelo y no se puede o no se quiere emplear demasiado dinero ni se quiere hacer obra, algo que es prácticamente obligado cuando se quieren instalar otra clase de suelos que no sean los suelos vinílicos. Gracias a la gran cantidad de diseños y patrones diferentes que hay actualmente en el mercado, estos revestimientos pueden ser utilizados en cualquier clase de hogar, independientemente del estilo decorativo o el ambiente que éste tenga, consiguiendo aportar un aspecto muy actual que dista mucho de aquellos suelos de hace unos cuantos años.

suelos-vinilicos

Podemos encontrarlos en infinidad de estilos diferentes, desde aquellos que imitan suelos vinílicos hasta piedra, madera, superficies metálicas o incluso aquellos que tienen como decoración motivos temáticos o infantiles, siempre encontraremos aquel modelo que necesitemos e incluso, dependiendo del fabricante, se pueden conseguir suelos vinílicos completamente personalizados, aunque su precio se encarece, pero se tendrá el aspecto exacto que el cliente requiere.
Uno de los estilos más utilizados es el que imita la textura de la madera, aportando una gran calidez a cualquier estancia donde se coloque. Además muchos modelos destacan por contar con propiedades antideslizantes, algo que no ocurre en cambio con las baldosas tradicionales, pudiendo ser un peligro constante de caída cuando hay líquidos derramados sobre ellas.
El uso de los suelos vinílicos no está solamente relegado a habitaciones, salón o el pasillo, otras estancias de la casa como el baño, aseo, terraza o la cocina también pueden contar con este suelo de gran calidad.
Su mantenimiento es muy fácil, soportan a la perfección la humedad, cambios de temperatura bruscos, resisten golpes y rayones así como determinados productos de limpieza de uso común como el friegasuelos común o la lejía diluida en agua, por lo que es toda una ventaja contar con ellos, porque con un mantenimiento periódico y adecuado, los suelos vinílicos duran mucho tiempo y siempre lucirán un aspecto como nuevos.